Macarrones con queso y nata

Macarrones con queso del sur

Todo el mundo necesita una receta de macarrones con queso caseros en su bolsillo, y ésta es la nuestra. Es sencilla de hacer, tiene un sabor fantástico y hace unos macarrones con queso súper cremosos.  Ir a la receta de macarrones con queso ultra cremosos

Mantequilla y harina: Es la combinación de mantequilla y harina lo que espesa la salsa. Nos gusta usar mantequilla sin sal para esto y luego ajustar la sal al gusto cuando se hace la salsa. No obstante, la mantequilla salada puede servir si es lo único que tienes.

Queso cheddar: Siempre que hacemos macarrones con queso, utilizamos queso cheddar blanco afilado. Es sabroso y se funde muy bien. Para más sugerencias de quesos, consulta nuestras notas más abajo. Sea cual sea el queso que utilices, es mejor que lo ralles tú mismo. Sé que es un tiempo extra de preparación, pero el queso rallado a mano se derrite mucho más fácilmente en la salsa.

Queso en crema: Los macarrones con queso serían excelentes sólo con queso cheddar, pero para hacerlos más cremosos, añadiremos un poco de queso crema. Le da una textura sedosa y, como tiene un poco de picante, le da un poco más de sabor.

Receta original de macarrones con queso

A la hora de hacer los macarrones con queso, dependiendo de lo gruesos que sean tus macarrones y de cuándo retires la olla del fuego, puedes encontrarte con que la salsa es demasiado fina o espesa. Esto es muy fácil de ajustar. Sólo tienes que añadir un chorrito de leche cada vez para diluirla, o simplemente cocinar a fuego lento durante un minuto más para reducir la salsa.

  Flan de queso en olla rápida

Tomas del proceso: añade los macarrones secos, la leche, la nata, el caldo de pollo y los condimentos a la olla (foto 1), cocina a fuego lento y remueve hasta que la pasta esté al dente (foto 2), añade el queso crema (foto 3), remueve para combinar (foto 4), añade el queso (foto 5), remueve para combinar (foto 6).

Suelo servirlo como plato principal, pero también se puede servir como guarnición. Queda muy bien con el pollo frito o con las chuletas de pollo (¡picante o al horno!). Recientemente también lo serví con Pulled Pork, ¡que estaba increíble!

b) Queso – Soy un equipo de cheddar afilado, pero aquí prefiero uno de intensidad media. Me parece que da un sabor mucho más cremoso. El gruyere añade un agradable sabor a nuez, así que añádelo si puedes (si no, añade más cheddar). La mozzarella le da un buen toque de queso. El queso crema, obviamente, también ayuda a la cremosidad.

La mejor receta de macarrones con queso

Suena extraño, pero el clima frío me da la excusa perfecta para preparar algunas comidas deliciosas y sustanciosas. No es que no lo haga en los meses más cálidos, pero con el tiempo gélido, me pongo creativa con esas comidas que te calientan enseguida y te hacen olvidar el frío y la nieve.

  Lasaña de jamon york y queso

Mientras que el chili de frijoles y la sopa están entre mis platos favoritos, otras comidas que gritan comida reconfortante son esta pasta de pollo al pesto y la pasta de espinacas y champiñones. ¿Te das cuenta de que me encantan los platos de pasta decadentes?

¿Quieres saber el secreto para hacer una salsa de queso súper cremosa para los macarrones con queso? La nata líquida. Y queso de buena calidad, por supuesto. Sí, hice estos macarrones con queso con nata espesa porque cuando hago macarrones con queso, ¡lo hago todo!

Si te quedan restos de esta receta de macarrones con queso, te recomiendo recalentarlos en un cazo con un chorrito de leche o nata. Tapa la cacerola y recalienta a fuego lento para que la pasta no se seque.

NutriciónServicio: 1 ración | Calorías: 467,59kcal | Carbohidratos: 36,03g | Proteínas: 12,22g | Grasas: 30,71g | Grasas saturadas: 18,79g | Colesterol: 101,68mg | Sodio: 349,71mg | Potasio: 188.47mg | Fibra: 1.39g | Azúcar: 3.28g | Vitamina A: 1113.71IU | Vitamina C: 0.3mg | Calcio: 174.61mg | Hierro: 0.82mg

Macarrones con queso chefkoch

Los macarrones con queso de caja o congelados no se pueden comparar con esta reconfortante versión casera, fácil, asequible y muy cremosa. El queso cheddar y el queso crema añaden un sabor fuerte y ligeramente ácido a la rica salsa que cubre la pasta perfectamente cocida. Es una gran receta de base que puede ajustarse a su gusto cambiando los quesos o añadiendo algunas verduras cocidas. Se puede servir como plato principal sin carne con una ensalada verde o como guarnición de carnes asadas o a la parrilla.

  Queso fresco a la plancha

Compre queso Cheddar en bloque y tritúrelo a mano o en su procesador de alimentos, en lugar de utilizarlo ya rallado. Tiene mejor sabor, se derrite más fácilmente y también es más económico: de dos bloques de 8 onzas se obtienen al menos 5 tazas de Cheddar rallado, en comparación con las 4 tazas que se obtienen de dos paquetes de 8 onzas de Cheddar rallado.

Este plato se asienta y se espesa mientras se asienta, pero sigue siendo deliciosamente rico y cremoso. Para obtener una textura más salada, utilice sólo 12 onzas de pasta, o cocine toda la caja y reserve 2 tazas de pasta cocida para otro uso. Para una mayor indulgencia o riqueza, puede utilizar nata espesa o media crema en lugar de la leche.

Por Sereno Vergara Monroy

Mi nombre es Sereno Vergara Monroy, y llevo una chocolatería. Puede sonar raro, pero en mi negocio todo lo que se vende lleva chocolate, desde tabletas hasta platos. Siempre se me ha dado bien la cocina, y suelo experimentar diferente platos en los que pueda añadir chocolate.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad